sábado, febrero 24, 2024
Google search engine
InicioGobiernoOpiniónEl español y algunas obras gubernamentales

El español y algunas obras gubernamentales

POR PLANTIDA H. REYES DOMINGUEZ

En la República Dominicana se habla español, el español dominicano, dirían los más entendidos en la materia. Para cuidar el idioma y mantenerlo como lengua materna existe la Academia Dominicana de la Lengua, creada el 12 de octubre de 1927 en Santo Domingo, por iniciativa del arzobispo Adolfo A. Nouel.

Esta entidad surgió con el propósito de favorecer “el estudio de nuestra lengua y el cultivo de las letras para cuidar su esencia originaria, impulsar su desarrollo y alentar el cauce creativo del genio idiomático, asegurando su cohesión y su vigor”.

La Academia Dominicana de la Lengua, mediante la publicación de investigaciones lleva a cabo el mencionado objetivo, así como la celebración de seminarios, coloquios, conferencias, artículos en los medios de comunicación y respuestas a las consultas lingüísticas, actividades que han convertido a la entidad en una de las instituciones culturales más relevantes de la República Dominicana.

En ese tenor, existe la Real Academia Española (RAE), que es una institución cultural dedicada a la regularización lingüística entre el mundo hispanohablante. Así aparece en nuestra búsqueda a través de la modernidad: Internet.

Desde que tengo uso de razón el idioma inglés se enseña en nuestras escuelas y colegios, ahora, con tantos cambios del currículo educativo desconozco desde cuál curso se inicia el aprendizaje de esta lengua extranjera.

Con la proliferación de centros de estudios bilingües y academias donde se enseña el idioma inglés, más el proyecto gubernamental “Ingles por Inmersión”, en la República Dominicana, definitivamente, escribir, hablar, interpretar y conocer el inglés es toda una profesión. Indiscutiblemente que lo es. He escuchado decir que el inglés es el idioma comercial, de los negocios, de progreso, de procurar un buen futuro para quien lo domine lo que es una línea abierta para “salir de la pobreza”.

Pese a que en el país hay empresas cuyos nombres son totalmente en idioma inglés, otras lo tienen escrito a medias: mitad español, mitad inglés.

Hace unos meses el presidente Abinader dejó inaugurado el parque ambiental y recreativo denominado “Cristo Park”. Este hermoso y atractivo lugar, ubicado en la populosa barriada de Cristo Rey, de acuerdo a un comunicado de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo -CAASD-, beneficia a más de 350 mil personas de ese sector y zonas aledañas.

Y, recientemente, con asombro, he visto otra obra también que se le ha asignado un nombre fuera del español, menos del español dominicano: Port Cabo Rojo. Puerto de Cabo Rojo en Pedernales.

Desde mi punto de vista, el nombre, entre inglés y español del Parque de Cristo Rey “Cristo Park”, no es entendido ni asimilado en pronunciación en un importante porcentaje de los habitantes de las barriadas cuyos habitantes van en masa a procurar esparcimiento en él.

Pero, peor aún, cuando los habitantes de Pedernales, unas de las provincias que figuran en el mapa de pobreza y pobreza extrema del país, quieran pronunciar el nombre del puerto turístico Cabo Rojo “Port Cabo Rojo”, créanme, que podrían sentirse un tanto avergonzados.

Que conste, que quede, mi crítica está dirigida a los nombres de las obras, no a las obras en sí que, dicho sea de paso, son importantes y necesarias para el desarrollo del país, esparcimiento de la gente y el fortalecimiento del gobierno y de las ejecutorias del presidente Luis Abinader.

Pero hay que advertir a las autoridades que, pese a que dados los nombres en otro idioma, fuera del español, resulta chocante para los dominicanos, principalmente, los menos afortunados en educación y conocimiento.

jpm-am

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments