martes, abril 16, 2024
Google search engine
InicioGobiernoOpiniónLa OTAN, Ucrania y los párvulos de Putin

La OTAN, Ucrania y los párvulos de Putin

Prefacio

Como he manifestado en ocasiones anteriores, la política es una ciencia social apasionante, emotiva, inspiradora y, como dijera nuestro patricio Juan Pablo Duarte y Díez: «Es la ciencia más pura y la más digna, después de la filosofía, de ocupar las inteligencias nobles». Yo añadiría a ello que, al mismo tiempo, es la ciencia social que determina para bien o para mal, el futuro de millones de seres humanos, por las acciones buenas o malas que tomen los líderes que en ella incursionan.

Es tan cautivadora y ejerce en los seres humanos efectos tan influyentes que, si no sabemos controlar esos sentimientos emocionales con el liderazgo político que la encarna, podemos caer en dos aspectos que, mal llevados, pueden ocasionar ciertos inconvenientes: el dogmatismo y el fanatismo político.

¿Qué es el dogmatismo?

Lo podemos definir, en sentido general, a la tendencia de asumir ciertos principios o doctrinas de un modo absoluto y tajante, sin admitir cuestionamientos algunos. La acepción proviene del latín «dogmatismus» y lo forma la palabra «dogma» cuyo significado es «principio o pensamiento» y el sufijo «ismo», que es doctrina, sistema, escuela o movimiento. La filosofía del dogmatismo es totalmente opuesta al escepticismo.

El principal fundador de esta doctrina lo fue Tales de Mileto, quien fuera considerado el primer filósofo de la cultura occidental. A él le siguieron: René Descartes Brochard, Blaise Pascal Begon e Immanuel Kant Reuter, autor de la notable obra: «Crítica de la razón pura», la cual leí siendo muy joven, dejándome una gratificante impresión.

Hay que destacar, que el dogmatismo tiene un componente el cual es esencial para su buen desarrollo en la mente de las personas: El adoctrinamiento, el cual no es más que, el proceso de inculcar ciertos pensamientos a las personas. Para ello, se apela a distintas acciones hasta conseguir que los adoctrinados asimilen e incorporen las ideas en cuestión. Este proceder en los regímenes izquierdistas es fundamental, y se ejerce como mecanismo de control social a la clase dominada por parte de la claque que ejerce el poder.

Para lograr esto, se sostiene en tres pilares: a) Apuestan por aislar al individuo para que se desconecten de la realidad más cercana y ni conozca ni tolere otras ideas. b) Se implican en imponer y no en educar y, c) Son radicales, ya que consideran que, para llegar a la meta, solo hay un camino y los demás son erróneos.

Por eso, los regímenes comunistas acaban con la diversidad y tolerancia. Ejemplo vivo de ello en Cuba, son las llamadas: «Organización de Pioneros José Martí» (OPJM), niños adoctrinados en las escuelas, para escuchar y servir solo al régimen y a la doctrina comunista. Lo mismo pasa en Corea del Norte, en China Popular y, ahora en Rusia, con los niños secuestrados en Ucrania.

¿Qué es fanatismo?

Lo podemos definir, como el apasionamiento desmedido de una persona, que defiende con tenacidad sus creencias u opiniones. Ello supone, una adhesión incondicional de los individuos a una causa. Esa ceguera que produce el fanatismo, conlleva, muchas veces, a que se comporte de manera violenta e irracional. Se puede afirmar, sin temor alguno, que en la variedad del fanatismo hay dos que son muy preocupantes, pues han conducido a guerras, holocaustos, persecuciones, asesinatos y guerras: el religioso y el político. Definidos los conceptos, paso al desarrollo del tema.

La desinformación mediática en la guerra Rusia-Ucrania

No hace mucho, apareció la información en varios medios de prensa que, desde Rusia y -sobre todo la primera- China Popular, funcionan centros de desinformación para emitir falsas noticias, en torno a temas que les interesan. En el caso de Rusia, en específico, el tema es la guerra Rusia-Ucrania. Como resultado de ello, aparecieron dos noticias publicadas en este medio y, una de ella tenía dudosa procedencia, pues la misma apareció en varios periódicos de orientación izquierdistas como Tele-Sur, Noticias 26, RT (Rusia Today) y Sputnik Mundo, agencia noticiosa del gobierno ruso.

La información se refería a las declaraciones vertidas por el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en donde decía (cito): «Cree que la posición en el frente de batalla de Ucrania podría empeorar si Occidente no aumenta el suministro de armas» (cierro cita). Luego dice (cito): «El régimen de Kiev se encuentra en una situación crítica, ya que los miembros de la Alianza Atlántica no pudieron satisfacer la creciente demanda de municiones» (cierro cita). Como no soy fanático, voy a dar por cierto estas informaciones que he señalado en mi opinión de hoy.

Más luego, y dentro del mismo contexto de la noticia, se reseña las palabras del presidente de Ucrania, Volodímir Aleksándrovih Zelenski Zelenski, cuando dijo (cito): «Que sus combatientes no pudieron lograr avances significativos en su ofensiva» Luego reiteró (cito): «Queríamos resultados más rápidos.» Y añade (cito): «El fracaso en parte a que Ucrania no obtuvo todas las armas que necesitaba de sus aliados» y prosiguió manifestando (cito): «No hay suficiente potencia para lograr los resultados deseados más rápido. Pero esto no significa que debamos rendirnos, que tengamos que rendirnos. Tenemos confianza en nuestras acciones» (cierro cita).

Posteriormente, y como si fuera la cereza al pastel de «malas noticias» para Ucrania, en su lucha por liberarse del nuevo zar imperial de Rusia, Vladímir Vladimirovich Putin Putina, sale otra información de parte de la directora de la oficina presupuestaria de la Casa Blanca, Shalanda Young, donde avisaba al Congreso de Estados Unidos de que los fondos aprobados para sostener la ayuda a Ucrania se agotarán a final del mes (diciembre23). «Nos estamos quedando sin dinero y casi sin tiempo» manifestó la citada funcionaria.

Estas noticias fueron más que suficientes, para generar en los admiradores, fanáticos y dogmáticos seguidores del envenenador de Moscú, secuestrador y asesino de niños ucranianos, genocida y reo en contumacia condenado por la Corte Penal Internacional (CPI) Vladímir Putin Putina, para sentirse eufóricos, saltar de alegría, reírse de las atrocidades de esta invasión y pensar que ya la victoria rusa era un hecho consumado. Queda demostrado que el fanatismo obnubila el razonamiento, pues unos comentarios en el foro, ya daban por hecho que Ucrania se había rendido.

Análisis de las noticias en su contexto real

Aunque soy un férreo defensor del libre albedrío de Ucrania, en su lucha por no dejarse quitar su soberanía por la ambición del nuevo zar imperial de Rusia, no puedo quitar legitimidad a las noticias, pero sin caer en el triunfalismo irracional de los admiradores y entusiastas «progresistas multipolares», con estas informaciones aparecidas recientemente en los diarios. Lo dicho por Jens Stoltenberg, es una realidad entendible, ya que, recordemos que Ucrania, a raíz de la firma del Memorándum de Budapest, entregó casi todos sus armamentos a la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), dejando con ello de ser la 3ra. potencia mundial que era para ese entonces.

Además, si damos por hecho que cada nación tiene sus propios compromisos, es obvio que llega un momento en que esta deficiencia puede darse. Sin embargo, la OTAN no va a dejar sola a Ucrania, pues eso daría pie a Moscú de ir por más, porque la ambición de un zar imperial, como Vladímir Putin Putina, está con relación a que él pretende igualarse en la historia de Rusia, con Pedro el Grande, Catalina la Grande y su amante Gregorio Potemkin.

Por otra parte, en torno a las declaraciones del presidente Volodímir Aleksándrovich Zelenski, en torno a no lograr los objetivos como se había planeado en su contraofensiva, lo dicho por él en torno a la escasez de armamentos, es una verdad a medias. Pero, la razón principal de este fallo, obedeció, más que todo, a no llevarse de lo sugerido por los analistas de guerra de los Estados Unidos, cuando le dijeron en qué mes era mejor lanzar la ofensiva y Ucrania lo hizo en otro. No hay nación que tenga más experiencia en guerras que la Unión Americana y eso, no puede soslayarse y, por ende, sabemos que no se logró lo proyectado.

Finalmente, las declaraciones de Shalanda Young, como directora de la oficina presupuestaria de la Casa Blanca, son una realidad a la luz de los hechos. Hay que señalar que, en los Estados Unidos, a diferencia de regímenes dictatoriales como el de China Popular, Corea del Norte, Irán y el gobierno plutocrático de la Federación Rusa de Vladímir Putin, en donde se hace la voluntad expresa y sin cortapisas del mandatario, aquí hay separación de poderes y se procede de acuerdo a las leyes y a la constitución.

Epílogo

Alegría surrealista de los párvulos de Putin

En los seres humanos, hay diversos tipos de alegría para mostrar una satisfacción por algo. Entre ellas podemos señalar: La alegría verdadera, la hilarante, la simulada, la maligna, la patológica y, por último, yo añadiría la surrealista, la cual guarda cierta afinidad con la maligna. Si partimos de los comentarios ilusos e hilarantes que escribieron los admiradores del envenenador de Moscú, ante estas tres declaraciones citadas más arriba, llegué a la conclusión de que se pasaron en su desbordante «alegría».

Fue tanto así que, en el foro de las opiniones de los lectores en torno a las noticias, leí con asombro comentarios como (cito): «Será el pueblo ucraniano quien liquide a su líder»; «Putin está luchando con 32 países de la OTAN (soberbio disparate, una cosa es ayudar con armas, logística y dinero, y otra en enfrentarse militarmente); «Ucrania está derrotada, el tiro al blanco está dao»; «Mal cálculo, Rusia puede quedarse con toda Ucrania»; «los ucranianos se están rindiendo». Obviamente, es una sarta de disparates sin sentido y, más que todo, fruto de un deseo subjetivo.

Por tal razón, me puse de inmediato a leer los diarios ucranianos e investigar la situación. Yo, ante tantos comentarios surrealistas, pensé que ya el Palacio de Mariyinski en Kiev, había sido ocupado por los rusos, que el presidente Zelenski había sido detenido y llevado a Moscú para juzgarlo, como hicieron con Alexéi Anatolievich Navalny, por haberse osado enfrentarse al dios Putin. Ya me imaginaba una hilera de soldados ucranianos con las manos en la nuca rendidos a los rusos camino a la prisión, por el «delito» de defender a la patria. Pero, nada de eso vi en los diarios ucranianos.

Todo era normal en Kiev, el presidente Zelenski en sus labores, los soldados ucranianos luchando y motivados por el amor a la patria mancillada, los ucranianos en sus actividades diarias y la vida siguiendo su agitado curso. En consecuencia, por estos disparates y deseos mórbidos de los socialistas multipolares, que se «oponen» a las invasiones gringas, reclaman el «respeto a la soberanía de los pueblos», son «reacios al imperialismo de las naciones poderosas en contra de los pueblos», para mí, ellos mentalmente son unos párvulos, si partimos de la euforia de sus «análisis políticos» en la guerra entre Ucrania y el invasor ruso.

Ya se acerca el «general invierno» que no distingue ideología ni naciones, Ucrania sigue dando la batalla, el Congreso estadounidense tiene hasta finales de diciembre para decidir sobre los fondos de ayuda a Ucrania y la OTAN seguirá dando su apoyo a Ucrania. En consecuencia, hacemos acopio a lo escrito en la Biblia en Eclesiastés, Capítulo 1-9 a lo dicho por el rey Salomón: «Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y no hay nada nuevo bajo el sol». Un sabio consejo para la alegría desbordada de los párvulos de Putin.

Fuente de datos:

a)- alMomento.net. OTAN: Tenemos que prepararnos para las malas noticia de Ucrania.

b)- alMomento.net. Casa Blanca avisa fondos para Ucrania se agotará este mes.

jpm-am

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments