martes, abril 16, 2024
Google search engine
InicioGobiernoOpiniónAnte una acusación perversa desde la lejanía y el anonimato

Ante una acusación perversa desde la lejanía y el anonimato

Aunque un lector me sugirió en cierta ocasión no responder al ciudadano autobautizado Hi Camilo, debo hacerlo ante su ignominiosa y claro, infundada acusación en respuesta a mi artículo de la semana pasada: https://almomento.net/derechos-inalienables-para-los-presos-que-no-haya-sombras/

Me acusa este sujeto de ser una lobista pagada por el exprocurador Jean Alain Rodríguez, esgrime en su insulto la defensa de los reos desarrapados y salta la primera parte de mi texto, que hace preciso una comparación entre esos desposeídos y los encarcelados pudientes. Forma selectiva de leer la suya.

Muchos son los casos que hemos denunciado sobre aquellos que sin recursos económicos viven un infierno entre rejas. Si este “señor” indagara antes de juzgarme, lo sabría.

Otra mentira en su comentario, sugiere que defiendo el informe del equipo de trabajo de la ONU, que por cierto no pide descargo sino variación de medida para Rodríguez. Solo un perverso interpretaría de ese modo lo que planteo.

Sí exhorto al Ministerio Público a aclarar la denuncia que hizo ese imputado sobre que no le dejaron ver a sus hijos menores de edad cuando estuvo recluido. Esa es la base de mi artículo.

Sin embargo, de forma aviesa, perversa y enfermiza, este lector no alude en ningún momento a eso, a lo que dice el acusado del impedimento de ver a su prole

Este individuo ni siquiera duda de que sea pagada, lo afirma. “Este artículo es parte del lobbismo” dice ¿Sobre qué sustenta una afirmación tan baja, tan maliciosa contra mí, una persona a la que no conoce en lo más mínimo, ni en lo personal ni en lo profesional?

¿Cómo probaría usted, señor Camilo tal acusación? Si puede hacerlo, adelante.

En mis 21 años de ejercicio periodístico jamás había sido objeto de un señalamiento tan infame, porque no tengo colas y puedo exhibir una trayectoria limpia, honesta ¿Leyó?

Nunca he recibido un chele, alias centavo, que no haya ganado con mi trabajo digno, honrado y el lobbismo no está entre mis quehaceres. Nadie me paga ni para hablar ni para callar. Mi voz no está en venta, recuerde.

De repente viene esta avalancha de basura de una persona oculta en la distancia, en el anonimato, pues admitió que cambió su nombre y quién sabe si es solo un seudónimo para atropellar y agredir desde la infamia innominada.

Hay gente con una obsesión y una carencia de argumentos tan grande que con total ligereza define como corrupto o pagado a quien hace alguna observación al Ministerio Público.

Tal es la persecución de este ser humano, si es que merece ese calificativo, que de modo selectivo saca párrafos de mis artículos y los distorsiona para opinar a su gusto, alejado de mis planteamientos.

Día a día compruebo que hay personas que más cerca de esa condición, lo están de la de cierto roedor con nombre femenino.

Venga su acostumbrada andanada de injurias, que es lo único que su carenciado cerebro le permite emitir y como siempre, evada el tema central, en este caso el de los hijos de un reo que según dijo nunca le permitieron ver. Esa es la x a despejar, no otra.

Provecho y sepa que quien no halla que decir debe sostener un buche de agua. No pierdo más mí tiempo.

jpm-am

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments